top of page

Prejuicios y Bias


Todos tenemos prejuicios, todos estamos sesgados. Sin embargo, no creo que haya conocido a una persona con tantos prejuicios como yo. El prejuicio es una práctica diaria, como la religión. Son juicios que se han establecido, siguiendo opiniones y normas sociales que se forman de acuerdo con el entorno, la sociedad y la cultura a la que pertenecemos. ¿Cómo se transmiten? Primero, a través de la cultura familiar; segundo, la cultura social; y tercero, cómo reaccionas ante esas dos influencias.

Prejuicios Familiares

Soy una mujer de 33 años criada en una familia típica española. En España, la familia es una institución, destinada a permanecer siempre junta. Se considera normal que los hijos permanezcan en casa de sus padres hasta el matrimonio, que en el mundo de hoy podría tener lugar a fines de los 20 o incluso los 30 años. No es raro ver a adultos no casados ​​de mediana edad viviendo con su familia como lo hacían cuando eran niños: la madre limpia, cocina, lava la ropa, cuida la casa, los niños adultos siguen las reglas de la casa y la cultura definida por los padres. Este estilo de cultura no permite que las generaciones futuras piensen libremente o hagan avanzar a nuestro país, sino que inculcan una y otra vez la cultura tradicional y los prejuicios de la generación anterior. El resultado de esto se puede ver en nuestros deportes, desde las famosas peleas de toros hasta las peleas de gallos menos conocidas pero muy legales en nuestras Islas Canarias. El prejuicio familiar varía de cultura a cultura y de familia a familia, pero siempre está presente. La mayoría de nosotros estamos tratando de ser el hijo o la hija perfecta, o al menos ser vistos como tales. Desde mi experiencia, salir del “armario de cannabis” fue difícil para mis padres, no entienden y todavía no les importa tratar de entender. Pero, es hora de ser nosotros mismos y dejar que nuestras familias sepan quiénes somos realmente. Puede que te sorprenda lo fácil que es superar los prejuicios en la familia y los cambios que se producen desde tu honestidad con ellos.

Prejuicios Sociales

Los prejuicios siguen las normas sociales. Al igual que los prejuicios familiares, las normas sociales establecidas por nuestra cultura guían nuestras opiniones y percepciones del mundo. Más aún, el Estado nos dice lo que podemos y no podemos hacer en esta sociedad a través de la Ley, un elemento autoritario que utilizamos para controlar a la población bajo la idea de que viviremos una vida mejor, para nosotros y para nuestro país. Esta presión social nos influye hasta tal punto que nos cerramos a cualquier explicación o visión de la salud que no se ajuste perfectamente a un “estilo de vida saludable” como lo define la sociedad. La marihuana es rechazada porque, según la norma social, puede dañar nuestro bien, el bien de nuestras familias e incluso el bien de todo el país. El estereotipo del fumeta “estúpido” o “perezoso” es un buen ejemplo de cómo la sociedad ha etiquetado a los pacientes y consumidores para crear prejuicios en las generaciones futuras. ¿Cómo podemos cambiar esto? Al continuar impulsando a la industria, rompiendo estos prejuicios al mostrar quiénes somos realmente: madres y padres, hijos e hijas, agricultores, abogados, médicos, artistas, científicos…. Las partes esenciales de una sociedad sana.

Mis creencias

Fui víctima voluntaria de esta trampa que ahoga el libre pensamiento. Mi posición social y las experiencias de mi familia me cegaron a todo lo relacionado con la marihuana, pero elegí seguir ese camino a ciegas. El único conocimiento que tenía estaba basado en la simple observación de mis compañeros. No me involucré más, solo dije lo que decía el resto del mundo: “es malo” o “te hace estúpido y perezoso”. Me encontré relativamente cómoda en mi proceso de razonamiento, no me basé en verdaderas experiencias, sino en observaciones desde el exterior. Típico. No me importaba nada más que tener razón. No pude ver que los consumidores de marihuana pudieran tener una razón justificada para consumir. Solo sabía que eran desobedientes a la sociedad y yo no lo era.

Salir del Prejuicio

Pero, como siempre, la vida tiene una manera de ponerte en tu lugar. Cuando alguien como yo, con una enorme lista de prejuicios, decide probar la marihuana … es por desesperación. Mi mayor influencia fue mi marido. Gracias él, comencé un viaje en el que poco a poco comencé a aceptar marihuana y, a su vez, experimentar sus increíbles beneficios. En mi caso, los dolores de cabeza debilitantes me tenían al límite y la marihuana me daba beneficios reveladores.

El primer paso para cambiar mi opinión profundamente arraigada y programada fue decirme a mí misma: “ no sabes nada”. Poco a poco, comencé a formarme una opinión de la marihuana basada no en el prejuicio con el que estaba programada, sino en la gente real que participa en su investigación y uso. Comencé a ver no solo sus beneficios médicos, sino también aquellos que provienen del tiempo que pasé disfrutando de la planta con mi familia y amigos, así como en mi tiempo libre. No me había dado cuenta de la VIDA que rodeaba a la planta: artesanos como los sopladores de vidrio y los trabajadores de la madera; los científicos y los agricultores que pasan horas y horas perfeccionando su oficio meticulosamente para mejorar la calidad de la marihuana y la experiencia para el resto de nosotros. Personas que poseen un sentido de responsabilidad y crecimiento. Esta planta me ha ayudado a ver cosas que nunca supe que existían, e incluso había argumentado en contra. Me ayudó a escapar de una actitud y creencia que no tenía una base real, que acepté voluntariamente porque fue transmitida por mi familia, mi sociedad y mi deseo extremo de ser aceptada por ambos.

Una vez que empecé a aprender y adquirir experiencia, comencé a comprender mejor la planta. No me refiero a los obvios beneficios físicos y usos médicos, como el tratamiento del dolor, ayudar a un paciente con cáncer a encontrar su apetito o el tratamiento del glaucoma. Me refiero a los beneficios menos comentados que puede tener en la mente. La marihuana puede ayudarnos a ver nuestra falta de control mental, nuestra falta de paciencia, nuestra incapacidad para regular ese “fuego interno” que casi siempre nos controla. La marihuana puede ayudarnos a ver las cosas desde otra perspectiva, ayudándonos a liberarnos de uno de los problemas más grandes de la humanidad, los sesgos racionales parciales. La marihuana puede ayudarnos a ver la vida y vivirla plenamente.

Cualquier tipo de prejuicio o sesgo detiene tu crecimiento en la vida. Te impide reflexionar, analizar tu entorno con claridad. En pocas palabras, no permite el crecimiento. Mi mente se ha liberado de los prejuicios que rodean a la marihuana, y he sido bendecida para ver lo que las personas con buenas intenciones están creando, construyendo y buscando en esta nueva industria. No es dinero. Es la vida. Crece, Grow up.

0 comments

Related Posts

See All
Subscribe to get exclusive updates

Thanks for subscribing!

bottom of page