top of page

Isabel Duarte


Play

Stop

X

“ … lo principal, es que le damos voz a los niños que están marginados, que nadie les escucha …”– Isabel Duarte

Isabel Duarte no es una artista que se deja llevar por la superficialidad. Sus cuadros y murales describen una persona que transmite emoción a través de sus trazos y colores que caracteriza su estilo personal. Durante su trayectoria como artista se ha ido descubriendo a sí misma: desde sus inicios como arquitecta, y luego, se ha encaminado en una búsqueda de historias y experiencias que las representa en su arte para ofrecer al espectador la posibilidad de interpretar. Viajó a Madrid para formar parte del festival de arte de Meeting of Styles, donde la conocimos, y nos ha dejado su huella en un el mural que hay en la estación de Chamartín, donde se realizó el evento. Su aportación de arte urbano nos aportó frescura y originalidad, dejando de lado a los típicos grafos y líneas definidas, y ofrecernos un rincón que inspira vida y sensibilidad. En esta entrevista la descubrimos un poquito más y nos expone su crecimiento en el arte y las razones por las cuales se ha convertido en su actual estilo de vida. Introducción por Irene Llorente.

Hola Isabel, ¿como estas?, gracias por guardarnos este ratito dedicado a tu persona, a pesar de la distancia, ¿donde estas ahora mismo?

Gracias a vosotros. Pues justo ahora, yo vivo en Puebla, México y estoy aquí comprando un poco de material porque empiezo a pintar unos cuadros esta tarde, y pues nada, así estamos ahorita en este momento.

Siempre funcionando como una guerrera, oye y si alguien quisiera descubrir a Isabel Duarte, ¿que hay en el baúl de Isabel Duarte?, ¿que hay dentro de Isabel Duarte?, ¿Quién es Isabel Duarte?

¡Hay Dios (risas)! Pues mira soy una persona, me considero una persona demasiado emocional: soy impulsiva, me dejo llevar por mis emociones, creo que al mismo tiempo mi estar es respecto a cómo me siento. Generalmente, trato de reír mucho (risas) porque, como que siento que a veces hay emociones que te reprimen un poco y la risa ayuda muchísimo. También lloro muchísimo (risas), pues sí, soy demasiado emocional. Al mismo tiempo, también soy una persona que trata de controlar la situación, por lo mismo de que mis emociones son demasiado fuertes, entonces, de una u otra manera soy un poco protectora de mis emociones. Últimamente es algo que he tratado de trabajar mucho, me la pasaba mucho en esta emoción constante de la risa, y últimamente he intentado de tratar de explorar otras que son más duras, y como la pintura, ser un poco más honesta con mi trabajo y lo que quiera representar. Ser un poco más clara y tratar de decir las cosas como son y no intentar que todo quede como bien, porque luego cuesta trabajo confrontar o decir algunas cosas que a alguien le puede llegar a molestar. Entonces como que estoy en eso, en el trabajo de mis emociones, intentar tratar de ser una mejor persona. Y así ando, en mi parte emocional.

¿Se puede definir tu arte?

¿Si se puede definir mi arte?, pues ha sido todo una sensación de exploración. Mi acercamiento al arte parte de que yo soy arquitecto. Estudié arquitectura, toda persona que está en artes o diseños, y obviamente toda persona relacionada con el arte, busca algo más que lo que es la carrera como tal, y empecé a dibujar. Primero, fue un hobbie, y ahora, es mi estilo de vida. Creo que ha sido pura exploración. Puedo notar que en mis primeros trazos era demasiado perfeccionista, más hacia una inseguridad estética con el objetivo de que quedase perfecto. Entonces empecé a explorar y a hacer más, no hiperrealismo, pero sí realismo, y siento que hacía un buen trabajo. No un Velázquez ni mucho menos (risas), sino que fuera un trabajo con el que yo estaba orgullosa. Y a partir de que note que el realismo estaba ligeramente dominado, empezé con trazos más propositivos, y estoy justo en esa etapa de exploración. Mi arte busca contar una historia, no precisamente una historia narrada, sino que me gusta que la gente interprete su propia historia. Tengo personajes principales como un arte figurativo, y la gente interpreta lo que, pues yo creo, lo que ellos sienten y con base a su historia crean una nueva historia. O sea, he escuchando historias super distintas de lo que yo imaginaba en un principio, y por eso, tampoco me gusta ponerles nombre o acotar las historia de las personas. Entonces, más bien mis cuadros, mis pinturas tienen nombre de emociones, de eventos y ya la gente interpreta pues lo que les dé la gana (risas).

¿Que significa el arte para ti Isabel?

Pues para mí, el arte ha tenido diferentes definiciones conforme me he ido adentrando en él. En un principio, lo veía desde una perspectiva más lejana y de admiración, que aún sigue. También, sigo teniendo mucha admiración por muchos artistas, pero creo que le he ido encontrando un sentido: lo que me frustraba al principio era que yo iba a ser creadora de algo inservible, que iba a ser algo decorativo o algo que representaba un ego. Como que eso no me llamaba la atención para nada. He buscado la manera de que el arte tenga un valor muchísimo más humano y trascendental, a lo que yo tenía con esta idea como del blog social donde puedes comprar algo muy caro, y no me llamaba la atención. El arte para mí se ha ido modificando, ha sido para mí la manera de comunicarme con diferentes culturas, estilos de vida, de crear una comunicación y una sinergia con la gente. Como llegé a encontrar este significado, pues empecé a trabajar a través de fundaciones, con los que ahora sigo. Trabajo mucho con una fundación, principalmente con una de aquí de México que se llama Tierra de artistas, y lo que hacemos es viajar a alguna tierra de pocos recursos. A través del arte generamos actividades con los niños de la comunidad que son el futuro de esa comunidad, bueno, del mundo en general, y lo principal es que le damos voz a los niños que están marginados que nadie les escucha, o que nada más están acostumbrados a tener un modo de vida de calle: de mendigar, de pedir dinero y están acostumbrados a que su voz y su existencia no sea trascendental. A través del arte, pintura, fotografía, escritura, baile etc, lo que hacemos es que los niños tengan esa voz. A mí me ayuda muchísimo también a nivel urbano, arte urbano, hemos hechos diferentes murales con los niños en diferentes lugares, no solo en México: estuvimos en Perú el año pasado y el Amazonas. Qué pasa, que yo hago esto que es lo que le da sentido a mi arte, y después de ahí, trato de comunicarlo en mi trabajo continuo. Ya el que se expone en una galería no cuenta la historia, no necesariamente cuentan la historia de Perú o Guajaca o lugares donde he ido, pero me han enriquecido y me han dado ese tipo de emociones que yo cuento en este tipo de cuadros, pinturas, murales o lo que sea.






































Dani es un contribuidor del Cannabis Cactus Magazine, focalizando en el arte y cultura urbana. Sus aficiones son el skate, la música, la escritura y la cultura cannábica.

0 comments

Comments


Subscribe to get exclusive updates

Thanks for subscribing!

bottom of page