top of page

Viaje a Myanmar




Hablamos de Myanmar. El país más de moda del sureste asiático en estos últimos años. Estado soberano del sudeste asiático. Limita con India, Bangladesh, Tailandia, Laos, China, la bahía de Bengala y el mar de Andamán. Con una superficie de 676.578 km² y una población de unos 54 millones de habitantes. Su capital es Naipyidó y su ciudad más poblada y anterior capital, Rangún, en la llanura, con más de 2000 templos budistas.

Myanmar

Hsinbyume Pagoda | Mingun, Myanmar

País que viene de una dura dictadura que ha durado desde 1962 hasta 2011. Un país con mucha sangre derramada. La última muestra de ello fue en el año 2007, y después de 17 años, cuando en una revolución dirigida por los monjes se sublevó contra el régimen dictatorial. Y es que el pueblo Birmano es un pueblo diversificado en etnias, y son esas etnias las más débiles que han estado huyendo de la calamidad del hambre, de la guerra y del régimen dictatorial. Minorías étnicas que son las que más han sufrido.

Un pueblo controlado por los medios japoneses que son controlados mediante el régimen militar, no quieren ser desestabilizados. En 1988 se asesinaron a 10.000 personas de la oposición en un levantamiento contra el gobierno.

Se hicieron muchos prisioneros del régimen a opositores por opinar, por delitos menores o por cantar canciones protesta. Denuncias, torturas y esclavitud. No queda ahí la cosa, en los últimos años ha aumentado la represión. Amnistía Internacional y Organización de Naciones Unidas han condenado al gobierno de la antigua Birmania. También, por realizar un genocidio contra la etnia musulmana Rochinha por la ONU en 2016.

El nivel de represión se ha incrementado en los últimos años, con extremos como considerar un hecho delictivo tener un fax o darle alojamiento a un extranjero en un domicilio particular.

Parece que ha pesar de terminar el régimen y cambiar de nombre el país no es suficiente. No sé si el dinero de tanto viaje va a parar o vaya a repercutir en el bienestar del pueblo. Es muy común solicitar o ver en las agencias viajes carteles colgados, ofertas, trípticos o publicidad diferente sobre Myanmar, Tailandia, Indonesia, parajes espectaculares, fotos y vídeos del paraíso. Pero si los seres vivos que viven en él no son felices, es simplemente un montaje de la realidad, de por qué no mirar hacia otro lado o de no poder hacer nada más que estar allí y convivir y sentir al pueblo, ayudar en lo que se pueda, si es que se puede. Consumir su trabajo y cambiar las cosas con nuestros actos. Una tierra espiritual que ya era así antes de que la guerra o el horror llegase, con el budismo como religión principal.

Myanmar

Pescador en el lago Inle

Vamos a ver si han notado algo en cuanto a comportamiento, policía, prensa, noticias, estabilidad, no sé algo o nada, en un mero viaje turístico de personas que lo único que buscan es la desconexión de la vida en Madrid y sentir el poder del escenario asiático/oriental a nuestro alrededor, sin pararse a pensar o no, en las almas o espíritus caídos. Personas que también han sufrido lo suyo, nada que ver o sí, dependiendo del caso.

Una calma en un paraje con esas playas, con esa vegetación, con ese potencial y que no es lo que es, ¿o sí?. Una calma espiritual o una calma de sangre y muerte, tal vez ambas. Qué mejor que cambiar el rumbo del pueblo visitándolos y tratarlos como te guste que la gente te trate a ti, con amor y paz. Sabiendo que no tienen más porque no les dejan, o porque no quieren, o tal vez, porque no necesitan más.

Veamos las impresiones María, una persona normal que trabaja de directora de un hotel en Madrid, de 35 años de edad, madre de tres hijos y separada. Una persona que conocí en un campeonato de skate hace algunos años en Mostoles, Madrid. Una persona con la que da gusto tomarse unas cervezas y hablar de lo que sea.

Myanmar

Unas tortas de camarones, como en los puestos Cadiz

Y hablando con ella me comentó que estuvo en el país asiático en Octubre del año pasado. La comenté si le apetecía hacer una especie de reportaje para The Cannabis Cactus Magazine y encantada de poder hablar de su primera experiencia en Asia.

Corría el mes de octubre de 2019 y partíamos para Myanmar, para quien no lo sepa, es el nombre de la antigua Birmania. Una nación que a la hora de visitar no está tan saturada como otras del mismo estilo, en apariencia, y eso fue fundamental en nuestra elección.

Un viaje muy corto que sin duda repetiré con mucho más tiempo de estancia, me fui contenta y mucho más alegre. Necesitaba estos días de descanso mental y físico.

Myanmar

Pescador en el lago Inle

Hola María. Empezamos. ¿La primera sensación según llegastes?

Maria: Hola Dani. Pues la primera ciudad en la que estuvimos fue Yangon. Una ciudad con mucho barullo, mucha gente, 6 millones de habitantes. Cuando entré en mi primer templo, me quedé alucinada. Myanmar es el paraíso que yo no creí que hubiera en la tierra.

¿Hay polución como aquí?

Ni gota de polución, el aire es limpio, todo es abierto, luminoso de cielo y de ambiente. Tendrá sus puntos negros pero yo no los ví.

¿Cómo es la gente?

La gente es muy servicial, muy educada y amable.

¿Y la comida, que platos así raros comistes?

Mucho arroz, mucha verdura y de muy buena calidad, nutrientes suficientes como para no comer nada de carne, en mi opinión. Mucha fruta, buenísima. Todo está lleno de huertas.

¿Se ve pobreza?

Hay pobreza, pero digna, la gente es humilde pero muy limpia, no sé si por la religión o que, pero super limpios.

¿Cómo vive la gente, en dónde vive, cómo son las casas?

Las casas son la mayoría palafitos, sobre todo en el río Irawadi y en el lago Inde. Cuando vienen las lluvias es tremendo, lo pasan mal, pero no quieren irse.

¿Y cómo viste la gente, es feliz? ¿De verdad o en apariencia?

La gente aparenta felicidad. Yo creo que se conforman con lo que tienen. No es más feliz el que más tiene, si no el que menos necesita. Pero habría que estar una temporada larga para averiguarlo realmente. Son muy religiosos, muy budistas. Creen mucho, son muy espirituales, los templos o Pagodas están llenos de fieles, de familias enteras. Tienes que ir descalzo, son enormes y preciosos. Los budas están llenos de oro pegado como ofrenda.

Myanmar

el río Irawadi

¿Una anécdota bonita que recuerdes?

Pues fué en el río Irawadi, que es enorme, ir en barcaza o catamarán, no sé como se llama. De ese río sacan petróleo y pepitas de oro, es muy rico. Estuvimos en un templo blanco entero y montamos en carros, una especie de calesas andaluzas pero en pobre, fue muy divertido. Ví tortitas de camarones por primera vez, yo que soy muy cocinera…

¿Y se masca espiritualidad de la religión o se ven síntomas de haber sufrido un régimen de opresión?

Siempre han estado con conflictos políticos grandes pero no quieren darle mucha importancia porque ha bajado mucho el turismo y necesitan esa entrada de dinero.

Myanmar

Kuthodaw Pagoda | Mandalay, Myanmar

¿Hay algún síntoma de opresión?

Nosotros no vimos nada que se saliera de lo normal. No les gustan los chinos nada, pero nada nada.

¿Y qué tal el clima?

El clima buenísimo para quien le guste, 20º-25º en octubre claro. Por la noche te puedes bañar sin problema. Estuvimos en piscinas naturales de aguas termales. Se levantan a las 4 de la mañana para bañarse, para purificarse, antes de irse a trabajar. Las aguas termales son benditas para ellos.

Kuthodaw Pagoda | Mandalay, Myanmar

¿Qué ciudades visitastes?

Doha, Yangon, Bagan, Mandalay, Amarapura, muelle Yangon Shwe, Lago Inle, lago Nyaung y Heho.

¿Crees que el pueblo está muy sometido por la religión?

No. Creo que en parte sí y en parte han sido maltratados por el gobierno y países extranjeros como Japón que siempre han tenido intereses aquí, minerales, es un paraíso terrenal, buena tierra, petróleo, oro, entre otros por ejemplo.

¿Algo que no te gusto?

La sanidad 0, si te pones malo y no tienes dinero, mal asunto.

Muchas gracias Maria, por el rato que nos has dejado. ¿Quieres decir algo antes de terminar?

Gracias a ti, bueno y a la revista claro, por el trato y por simplemente hacerla, nada más. Os dejo una fotos de mi viaje que espero que os gusten y que quien las vea pueda sentir la fuerza de Myanmar que yo me lleve. Otra vez, gracias.

Gracias a ti.

Myanmar

Puesta del Sol en Myanmar




Dani es un contribuidor del Cannabis Cactus Magazine, focalizando en el arte y cultura urbana. Sus aficiones son el skate, la música, la escritura y la cultura cannábica.

0 comments

Comments


Subscribe to get exclusive updates

Thanks for subscribing!

bottom of page