top of page

Prejuicios y Bías: segunda parte


En el anterior número de El Cannabis Cactus, hablé de los prejuicios donde explico en más detalle lo que significan: juicios preestablecidos, siguiendo opiniones y normas sociales que están acorde con nuestro entorno y son transmitidos por la cultura familiar, la cultura social y como reaccionas a ellas. Nuestras emociones y los prejuicios definen quienes somos, y como tal, también afectarán a los efectos de la Marihuana, que es mostrar tu carácter tal y como es, lo bueno y lo malo.

Olvídate

Cuando una persona experimenta algo por primera vez, sus expectativas de ese evento determinan su percepción. La primera vez que probé la marihuana, no “sentí” nada e incluso afirmé que no me afectaba en absoluto. Sin embargo, pasé la siguiente hora investigando de dónde venía el olor a humo, “¿por qué todo, desde mis dedos hasta mi camisa, incluso mi vaso de agua, huele a humo?” Como mi marido explicó más tarde, el olor a humo provenía de mi nariz y desde su percepción estaba claramente “fumada”. La segunda vez no fue mucho mejor. Una vez más, no lo “sentí”. Esta vez, mi esposo y yo pasamos las siguientes dos horas con un perchero doblado tratando de sacar algo que puede o no haber caído debajo del lavaplatos, riendo incontrolablemente mientras encontramos trozos de pan crujientes y olivas. Esperaba un “high” que no se parecía en nada a lo que estaba experimentando. No noté los efectos en mí. Estaba demasiado ocupada esperando unos efectos que nunca llegarían. ¿Cómo podemos superar esto? ¡Deja tus expectativas! Si no has probado algo, haz tu propia investigación. Habla con las personas que lo han experimentado, PERO NUNCA utilices sus opiniones como propias. ¡Piensa libremente y deja que la vida pase antes de juzgarla!

Miedo – Juicio al consumidor por la sociedad

El temor de ser etiquetado como un fumeta, delincuente, o incluso legalmente definido como un criminal puede llevar a la paranoia y la ansiedad. Muchos pacientes sienten una presión extrema para esconderse de la familia, amigos, empleadores o de nuestra policía y gobierno. En muchos casos, se están medicando solos, a veces con prisa, a veces mirando por encima del hombro, y en definitiva, en un lugar menos que ideal.

Algunos de los efectos medicinales de la marihuana son abstractos y se entrelazan con nuestros alrededores. En algunos casos, puede que las sustancias químicas no sean las que te ayuden a combatir tu ansiedad, sino el ambiente social que diseñaste en torno al ritual de fumar con amigos. Cosas como los colores, los olores y los sonidos pueden hacernos sentir en paz o crear tensión. ¿Qué momento es mejor para fumar, una escena serena de montaña con sonidos de la vida silvestre o pararse en la mediana de la autopista durante la hora punta? Realmente no importa cuál prefieres o incluso si no te gusta ninguna de los dos, mi argumento prevalece. ¿Alguna vez te has “puesto” y luego te llama tu madre que no te apoya, o tienes que hablar con la policía? Para la mayoría de nosotros, tendemos a salir de esa situación sintiéndonos completamente sobrios. ¿Alguna vez has estado enojado y fumado al mismo tiempo? Apuesto a que no. O tu ira no te permitió sentir el “high”, o el “high” dominó la ira.

Cada persona tiene su ambiente ideal para disfrutar de los beneficios medicinales más abstractos. En mi caso, con ejercicio, música inteligente, amigos, o estar al aire libre en una noche estrellada. Estas cosas ayudan a liberar todo el potencial de la medicina para mí. Para algunos consumidores, esto simplemente no es posible y debemos trabajar para cambiar los prejuicios de la sociedad mediante la difusión del conocimiento y el respeto del cannabis. Exprese sus experiencias y deje que la gente conozca los beneficios que ha visto. Poco a poco, los prejuicios y bias se desvanecerán.

0 comments

Comentários


Subscribe to get exclusive updates

Thanks for subscribing!

bottom of page