top of page

Cómo Salir Fortalecido de la Cuarentena


El coronavirus Covid-19 ha sacudido el mundo rápidamente. Desde su origen, China, extendiéndose con facilidad por Europa y llegando hasta el continente Americano. Donde vivo, en Madrid, la capital de España, está bajo una cuarentena estricta desde el pasado 15 de marzo que está afectando a sus ciudadanos físicamente, ya que nuestra población es muy vieja y cada día suben los afectados y fallecidos como la pólvora; pero también, psicológicamente, que se refleja en el uso y abuso de mascarillas, guantes, gel sanitizante, comprando medicinas, o víveres de primera necesidad como el arroz o el papel higiénico en la población. A veces, de forma justificada, pero en muchos de los casos no, incitando al ciudadano a sentirse bajo una presión que no debería de exagerarse.

Podríamos decir que es una desgracia para el Mundo, que lo es, pero también, puede ser una verdadera bendición para una gran parte de la población. Todo depende de la actitud hacia las circunstancias y entender los riesgos desde una perspectiva lógica, informándose de las medidas a tomar ante esta situación y de hacer un buen uso del tiempo que hay que permanecer en cuarentena, medida que es necesaria para poder mitigar los efectos del Covid-19.

Ahora, Arizona está tomando medidas de cuarentena para frenar la propagación del virus, efectos que están empezando a ser evidentes entre la población y los diferentes negocios del estado. Desde mi corta experiencia en esta situación, aporto mi punto de vista para sobrellevar esta cuarentena como una manera de invertir tu tiempo, sentir que podemos sacarle provecho a esta crisis y salir de ella con una perspectiva diferente de la que teníamos antes de que las medidas fueron ejecutadas. (Para Az)

Cómo Sobrellevar la Cuarentena:

1. Mantener tus necesidades cubiertas

Primero, mantener tus necesidades cubiertas y tener todo lo que necesitas en casa es primordial para mantener una actitud llevadera y evitar hacer más paseos fuera de casa de los necesarios a la hora de tener víveres y útiles de primera necesidad. Hazte una lista con calma y siendo realista de tus necesidades, manteniéndote al tanto de aquéllas cosas que sueles usar con más frecuencia para no quedarte sin ellas, y también, pensar en que no eres la única persona que está pasando por esta crisis. Me reitero, con cabeza y con calma, no caigamos en la histeria del papel higiénico que se ha extendido por todo el mundo.

2. Reflexionar y analizar tus circunstancias.

Hacer un ejercicio de meditación es un esfuerzo que normalmente no solemos hacer. Estamos distraídos con la rutina del día a día: el trabajo, las tareas cotidianas, los niños, cada una de ellas lleva tu vida y no dejamos tiempo a símplemente hacer una cosa: pensar. Meditar es un trabajo de crítica del que muchos, yo incluída, evadimos. ¿Por qué? Porque nos ayuda a poner en perspectiva nuestra vida, y muchas veces, encontramos cosas que no nos gustan. Afrontar estos pensamientos son las puertas para salir fortalecido de este tiempo que nos está dando este virus. Estar a solas durante unos minutos cada día y hacernos preguntas de cómo queremos alcanzar metas que solo hemos soñado, u objetivos más prácticos para tener una vida más eficaz con el objetivo de superar logros para sentirnos bien con nosotros mismos.

3. Mantén tus prioridades en orden (Rutina)

Más de uno va a tener que trabajar desde casa, y sabemos que eso no es fácil teniendo en cuenta las circunstancias, y más si tienes los niños en casa. Sin embargo, procurar mantener una jerarquía sobre las actividades que son importantes nos ayudará a no perder los nervios y mantener un equilibrio en nuestras vidas. Por supuesto, seguir duchándote y asearte junto con limpiar tu casa con más frecuencia que antes, han de ser prioridades que no has de saltarte para tener un ambiente equilibrado y sentirte agusto poder ver que la casa está limpia, y además, que tú estás limpio. También, no olvidar que cada día es diferente, tampoco hay que ajustarse al 100% a una rutina de prioridades, hay que saber adaptarse a las circunstancias que cada día afrontas, incluso en el interior de tu casa. Imprevistos ocurren, las frustraciones surgen, y hay que tomarse con filosofía los cambios pequeños y grandes.

Cómo Fortalecerse Durante la Cuarentena

1. No abusar de los vicios

Aquí viene lo difícil. Ahora más que nunca tenemos todo tipo de entretenimiento en casa. El encontrar equilibrio en las horas de Televisión, las series como en plataformas de Netflix, pueden acabar siendo una adicción que puede consumir tu tiempo de manera que ni te des cuenta.

También, hay que vigilar nuestra comida. He escuchado un montón de veces en estos primeros días de la semana de cuarentena cómo el frigorífico se ha convertido en la atracción para distraernos. Actualmente es el lugar turístico de muchos hogares españoles por falta de creatividad para usar el tiempo.

Además, el alcohol y sustancias como el cannabis se consumen en mayor cantidad por culpa del aburrimiento. Mucha gente lo canaliza de forma activa, pero es muy fácil acabar en el sofá con snacks, tu cerveza y con tu porro de marijuana durante horas. Puedes hacer ésto de vez en cuando, pero evitar que se convierta en un hábito puede convertirse en un verdadero reto.

No se me olvida el abusar de la cama y dormir más horas de las que deberías. Este es uno de los mayores retos que vamos a afrontar. Reconozco que soy una de las que les gusta quedarse entre las sábanas, recrearme entre mi sopor y la tranquilidad de mi habitación. Sin embargo, siempre que salgo de la cama antes de lo que suelo quedarme, me cunde el día muchísimo y me hace sentir bien el haber conseguido hacer todas las tareas antes de tiempo.

Ser consciente de estas tendencias nos van a ayudar a mantener un equilibrio mental y físico para después de este tiempo de cuarentena. Ver la televisión, comer algo que te gusta, o fumarte un par de porros con tu cerveza no es malo, pero hay que vigilar nuestros puntos débiles para no caer en una rutina que nos puede perjudicar cuando esta cuarentena se acabe.

2. Acaba lo que una vez empezaste

El título lo dice todo. ¿Cuándo fue la última vez que leíste ese libro que aun tienes a medias? ¿O cuándo vas a poder terminar de limpiar esos armarios llenos de cosas que ya no necesitas? ¿O acabar ese cuadro, o maqueta, o jarrón que una vez empezaste con ilusión y abandonaste por caer en la rutina diaria? ¿O comenzaste ese curso de idiomas? Esta es tu oportunidad de retomar todas esas actividades que son beneficiosas para tu desarrollo personal o sentirte agusto con el entorno en el que estás viviendo. Cuando tus prioridades han sido cubiertas, en vez de usar tu tiempo de descanso delante del televisor, ordenador o el móvil, dedícalo a cualquiera de estas actividades. También, sé realista con el tiempo que te va a ocupar cada una y ponte metas alcanzables, no le dediques todo el día a ordenar el armario o 3 horas a aprender inglés. Igual que antes, analiza, piensa y crea un plan de ataque que te vaya a dar beneficios en un largo plazo de tiempo.

3. Aprender a algo nuevo y a crear una rutina.

Cuando quieres aprender algo nuevo, hay que ser creativo y crítico con tus límites. Al iniciar una actividad, se suele romantizar los resultados antes de empezar a practicarlos. Confieso que suelo caer en esta trampa. Me gusta imaginarme a mi misma adquiriendo el conocimiento que puedo obtener y fantasear con los resultados, pero suelo obviar el esfuerzo y la disciplina que es necesaria para poder llegar a mi objetivo. Aprender a cocinar, ejercitar tu cuerpo en casa, empezar una habilidad artística que te ayude a evadirte y a dar rienda suelta a tu imaginación, a escribir historias o sobre tu día a día, e incluso aprender a leer con mayor eficacia, son solo unos cuantos ejemplos de lo que podrías hacer.

Si practicas dos o tres de estas ideas, saldrás como una persona completamente diferente de cómo eras antes. Es como descubrirse a sí mismo de nuevo: quizás te das cuenta de que la cocina se te da bien, y no lo sabías porque no le habías dado una verdadera oportunidad; o la facilidad por la cual tu cuerpo se puede adaptar a una actividad, sentir que no te duelen tanto las articulaciones y que tenías más energías de las que pensabas; o a lo mejor, vuelves a sentir esa sensación de cuando eras niño cuando pintabas y dibujabas; e incluso, te maravillas de tu capacidad de contar historias o de cómo te libera el poner tus sentimientos con papel y boli.

Conclusión

Manejes como manejes la situación, la actitud hacia esta situación no es solo no tener miedo al virus, sino a no tener miedo a crecer y a hacer un esfuerzo desde tu propio hogar. Superar barreras que no son físicas y maravillarse de lo que puedes hacer nos da una percepción de nosotros mismos que nadie más nos puede dar. Pensamos que necesitamos el gimnasio, o un profesor para que nos enseñe inglés, o a cocinar, pero no hay nada más poderoso en nosotros que nuestra voluntad. La voluntad de superarse a sí mismo nos da un empujón de optimismo que nos cambia desde dentro hacia fuera, y el resultado, es que eres más fuerte como persona, como padre o madre, como alumno, como profesor, como profesional y como el artista que llevas dentro. Pero el verdadero secreto es tener la voluntad de seguir haciéndolo después de la cuarentena.

Buena suerte y seguro que lo consigues.




Irene Llorente es la directora de diseño del Cannabis Cactus Magazine. Le gusta hacer dibujos con lapiz, pintar con acuarela y a veces toca el 3D. Sus aficiones son la naturaleza, sobretodo los pajaros y las hormigas, el ejercicio, y la teologia en la historia.

0 comments

Related Posts

See All

Comments


Subscribe to get exclusive updates

Thanks for subscribing!

bottom of page